El pasado día 1 de Marzo se publicó en el BOE la Ley Orgánica 1/2023, de 28 de febrero, por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, más conocida como «Ley del aborto». Esta norma regula aspectos novedosos relacionados con la incapacidad temporal de las mujeres.

Nuevas situaciones especiales de incapacidad temporal.

 

1. Por menstruación incapacitante secundaria o «regla dolorosa».

Se define por la Ley como una situación de incapacidad derivada de una dismenorrea generada por una patología previamente diagnosticada y que constará en su historia clínica.

2. Por interrupción del embarazo.

La interrupción del embarazo, voluntaria o no, motivará esta situación de incapacidad especial mientras la mujer reciba asistencia sanitaria por el Servicio Público de Salud y esté impedida para el trabajo.

3. Por gestación de la mujer desde el día primero de la semana trigésima novena.

 

¿Cómo se aplican estas situaciones especiales de incapacidad temporal?

 

En los tres casos se trata de situaciones especiales de incapacidad temporal por contingencias comunes; con la matización hecha del supuesto en que la interrupción del embarazo sea debida a accidente de trabajo o enfermedad profesional, en cuyo caso tendrá la consideración de situación de incapacidad
temporal por contingencias profesionales.

A efectos de recaída, en los procesos por bajas médicas por menstruación incapacitante secundaria, cada proceso se considerará nuevo sin computar a los efectos del período máximo de duración de la situación de incapacidad temporal, y de su posible prórroga.

Por lo que se refiere a la condición de beneficiario, en las situaciones de menstruación incapacitante secundaria e interrupción del embarazo, no se exigirán periodos mínimos de cotización.
Sin embargo, en la situación especial de gestación de la mujer trabajadora desde el día primero de la semana trigésima novena sí se exigirá que la interesada acredite los periodos mínimos de cotización señalados en el artículo 178.1 de la Ley General de la Seguridad Social, según la edad que tenga cumplida en el momento de inicio del descanso.

¿Qué incidencia tienen en la empresa estas situaciones especiales de incapacidad temporal?

 

Durante estas situaciones especiales de incapacidad temporal por menstruación incapacitante secundaria, interrupción del embarazo, voluntaria o no, y gestación desde el día primero de la semana trigésima novena, la empresa debe seguir cotizando a la Seguridad Social.

Por lo que se refiere al momento en el que se inicia el derecho al subsidio, en la situación especial de incapacidad temporal por menstruación incapacitante secundaria, el subsidio se abonará a cargo de la Seguridad Social desde el día de la baja en el trabajo.

Sin embargo, en la situación especial de incapacidad temporal por interrupción del embarazo y en la situación especial de gestación desde el día primero de la semana trigésima novena de gestación, el subsidio se abonará a cargo de la Seguridad Social desde el día siguiente al de la baja en el trabajo, estando a cargo del empresario el salario íntegro correspondiente al día de la baja. En este último caso el subsidio se abonará hasta la fecha del parto, salvo que la trabajadora inicie antes una situación de riesgo durante el embarazo, porque entonces permanecerá percibiendo la prestación correspondiente a esa situación mientras dure la misma.

Entrada en vigor el 1 de Junio de 2023.